Tratamiento fotobiodinámico: la luz amiga de nuestra piel

En el envejecimiento cutáneo, la luz solar juega un papel fundamental. Algunos de los cambios que podemos observar en nuestra piel con el paso del tiempo, no son tanto imputables a los años como a la exposición acumulada a los rayos solares.

En concreto, son los rayos UVA los que alcanzan las zonas más internas de la piel y dañan el colágeno repercutiendo en un funcionamiento incorrecto en la generación de elastina. Estas alteraciones en las fibras que se encargan de darle estructura a la piel provocan que esta alcance un aspecto envejecido y con arrugas.

Sin embargo, aunque la luz sea una de las causas principales del envejecimiento cutáneo, también puede ser una solución para revertir la situación y recuperar una piel lisa y joven, mediante la nueva terapia fotobiodinámica que la dra. Ponga está aplicando últimamente en Gaia pro Aging.

  • Es “foto” porque utiliza la luz, concretamente la luz láser de baja intensidad (LLLT).
  • Es “bio” porque su objetivo es activar las funciones de algunos componentes de nuestro tejido cutáneo, por tanto, tejido biológico.
  • Y es “dinámica” porque los principios activos se dinamizan en contacto con la luz y porque su función es dinamizar, hacer trabajar a estos componentes, además de activar el flujo sanguíneo.

Así es como funciona:
Se coloca la máscara sobre la cara, cuello y escote y a través de ella se aplica la luz adecuada al objetivo deseado. Hay una longitud de onda indicada para cada caso. Si lo que se busca es el rejuvenecimiento cutáneo, la luz a seleccionar es la de color rojo, por sus efectos asociados, tales como la estimulación de la producción de colágeno y elastina y la regeneración celular.

Para que el efecto sea mayor, antes de la máscara, se aplica un producto formulado para disminuir las arrugas y mejorar el aspecto general de la piel, que además aporta oxígeno. El producto incluye un componente que se activa con la luz, lo que le permite penetrar más en los tejidos y alcanzar el nivel adecuado para estimular procesos naturales de regeneración y reparación cutánea.

Siguiendo la tendencia de la actual medicina estética, la terapia fotobiodinámica es un tratamiento no invasivo, sin dolor; de tecnología avanzada pero sencilla aplicación. El resultado es visible al finalizar la sesión y puede durar años. La piel presenta un aspecto más uniforme y liso, más sano y rejuvenecido.

El tratamiento fotobiodinámico es muy eficaz en su cometido y favorece a todo tipo de pieles, ya sean grasas o secas. También se puede combinar con otras terapias, sumando beneficios y restando años a la piel de tu rostro.

Share Button