Posts Tagged ácido hialurónico

Redensity. O cómo el ácido hialurónico devuelve la juventud a tu rostro

En el envejecimiento de la piel intervienen muchos factores. Principalmente este proceso viene condicionado por la genética, el paso del tiempo y la exposición al sol. Los efectos que causan no son deseados por nadie: se reduce la producción de colágeno y ácido hialurónico, por lo que la piel pierde elasticidad y se hace más delgada, menos suave; la gravedad provoca que los tejidos caigan, y se creen pliegues en la piel; aparecen manchas, ojeras, arrugas…

En cada persona, estos síntomas se manifiestan antes en una zona o en otra: en la frente y el entrecejo, alrededor de los ojos, alrededor de la boca, en el cuello y escote…

Redensity. Hidratación … y mucho más

Hasta ahora, el consejo más extendido para retrasar este proceso era mantener la piel hidratada. Con el ácido hialurónico se empezó a conseguir una hidratación profunda, impensable de lograr únicamente con cosméticos.

Conforme los tratamientos médico-estéticos van ofreciendo más posibilidades, los profesionales de este campo ya no se conforman con tratar a sus pacientes simplemente con hidratación. Y en eso tiene mucho que ver la nueva generación de ácido hialurónico, producto de los laboratorios Teoxane. Una sustancia evolucionada que hidrata, sí, mucho, y también consigue mucho más:

  • Firmeza y tersura. Porque estimula la generación de colágeno y la regeneración celular.
  • Piel más suave, luminosa y densa. Mejora la calidad del tejido cutáneo desde el interior.
  • Combate los signos de envejecimiento provocados por los rayos solares en la piel, mediante un efecto antioxidante.

En Gaia Pro Aging llamamos a este tratamiento Redensity. Con él, el equipo de la Dra. Ponga redensifica la piel del rostro obteniendo unos resultados espectaculares y, muy importante, completamente naturales.

Cuando rejuvenecer es es natural

La naturalidad es una de las exigencias más generalizadas entre los/as pacientes que siguen un tratamiento médico-estético. Se trata de estar mejor, tener buena cara, pero sin desvelar que se ha hecho terapia.

El ácido hialurónico de Teoxane responde perfectamente a esta tendencia. Su novedosa formulación es prácticamente igual a la que generamos de forma natural en nuestro organismo. Además, se adapta perfectamente a los contornos de nuestro cuerpo y rostro. Aplicado por manos expertas y con criterio estético, devuelve volúmenes, equilibra proporciones y redefine contornos, de una manera natural.

Redensity es un tratamiento que se puede seguir desde la aparición de los primeros síntomas de envejecimiento. Muy recomendable tanto para hombres como para mujeres. La duración del ácido hialurónico aplicado puede alargarse hasta casi dos años. Como no es doloroso y permite seguir con la vida habitual tras la sesión, es fácil y eficaz realizar mini tratamientos de mantenimiento.

De esta manera, mantenemos a raya las arrugas, el descolgamiento, la textura seca y áspera de la piel. Y conservamos un aspecto envidiable, luminoso, descansado, joven y saludable.

Share Button

Cuando la medicina estética comparte experiencias, tú también ganas

El rejuvenecimiento facial y corporal es sin duda uno de los principales intereses de las personas que se acercan a un centro de medicina estética. En los últimos tiempos, nuevas sustancias y tratamientos, científica y tecnológicamente muy avanzados, han revolucionado el sector, al permitir alcanzar unos resultados cada vez más atractivos y naturales y menos invasivos.

Algunas de estas terapias, como los hilos tensores, el plasma o las últimas generaciones de ácido hialurónico, fueron protagonistas de las IX Jornadas Gallegas de Medicina Estética, que tuvieron lugar hace unos días, del 31 de mayo al 1 de junio, en una ubicación de ensueño: la Isla de A Toxa (La Toja).

El evento se va consolidando edición tras edición, y empieza a ser una cita imprescindible para todos aquellos profesionales médico-estéticos que quieren estar al día de los tratamientos más innovadores, siendo capaz de convocar a figuras de renombre internacional.

Los secretos rejuvenecedores de los Hilos Aptos y la tecnología del Plasma

Una de los numerosos facultativos participantes, unos 180, que se reunieron durante esos días para intercambiar experiencias y aprender los unos de los otros, fue la Dra. Ponga, ponente de dos interesantes conferencias.

La primera estuvo dedicada al “Rejuvenecimiento facial con Hilos APTOS: reposición y redensificación. Abordaje Hombre/Mujer”. En ella, la Dra. Ponga expuso las claves para obtener unos resultados duraderos con la aplicación de estos hilos tensores de gran poder regenerador, de Sellaesthetic.

La segunda de las ponencias de la Dra. se centró en “La tecnología Plasma y sus diferencias con otras tecnologías”. Sinergias, complementariedad y límites”. Se trata de uno de los tratamientos, de GMV Gruppo, que suscitan más interés por su originalidad. El efecto de la sublimación sobre el tejido cutáneo, con el que se consigue tanto afinar las arrugas como eliminar imperfecciones de la piel sin causar ninguna lesión, es realmente asombroso.

Medicina estética en masculino

La cada vez más numerosa presencia de pacientes hombres en los centros de estética fue una de las constantes tratadas en las Jornadas.

Varias de las ponencias tuvieron en común este punto, poniendo de manifiesto las significativas diferencias entre el paciente femenino y el masculino -en fisonomía, características de la piel, respuesta hormonal…-, así como la necesidad, por parte de la medicina estética, de abordar la aplicación del tratamiento de forma muy diferente, en uno y otro caso.
De hecho, diversas ponencias incluyeron demostraciones en paralelo, con doble camilla –en una, un hombre, y en otra, una mujer- para destacar las diferentes formas de actuar en cada circunstancia.

El imprescindible papel del médico-estético

Cerró el encuentro una mesa de Expertos, coordinada por el Dr. Javier Anido Rubio y enfocada a un tema de indiscutible relevancia: “La actuación de los expertos ante una complicación en Medicina Estética”.

Como expuso la Dra. Ponga en dicha reunión, nunca se subraya lo suficiente la importancia de acudir a un médico estético de trayectoria contrastable. No podemos olvidar que estamos hablando de una especialidad médica, y como tal, no está libre de generar efectos adversos; en muchos casos, por la propia idiosincrasia del paciente, siempre individualizado en sus reacciones al tratamiento.

En este sentido, el único profesional que puede afrontar los efectos adversos que todo tratamiento médico causa es un facultativo. Y aún más cuando la medicina estética no para de incorporar sustancias y tratamientos cada vez más sofisticados, que requieren de un conocimiento profundo del organismo humano.

En conclusión, fue muy útil para todos los participantes poder tratar en grupo las complicaciones que surgen en el día a día de la práctica y compartir la manera con la que cada profesional soluciona la situación y disminuye los efectos adversos.

De jornadas como estas que con tanto acierto organiza la Asociación de Medicina Estética Gallega, sale ganando la profesión, pero, claro está, todas las personas interesadas en algunas de las terapias que rejuvenecen, remodelan y, en fin, proporcionan un aspecto vital, atractivo y saludable.

Share Button

Internet y la medicina estética

Que internet ha beneficiado a la medicina estética en muchos aspectos es indiscutible. Basta con poner como ejemplo todos los artículos que, como este, escribimos los profesionales del sector para acercar los numerosos tratamientos, muchos de ellos extremadamente sofisticados, al público en general.

Asimismo, los centros divulgamos consejos que pueden ser útiles a muchas más personas, más allá de los pacientes que acuden a la consulta. Y también, muy importante, intentamos utilizar en la medida de lo posible la gran repercusión de este canal, sobre todo a través de las redes sociales, para alertar sobre “malas prácticas” de la medicina estética, que haberlas, haylas.

Sin embargo, internet también ha aportado inconvenientes a este sector. Uno de ellos tiene consecuencias negativas tanto para los profesionales como para las personas interesadas en seguir una terapia médico-estética. Se trata de la credibilidad: ¿qué merece más confianza: la recomendación médica basada en evidencias científicas o la percepción de una persona respecto a un tratamiento?

He aquí un ejemplo: hace unas semanas, se presentó en la consulta una señora de unos 60 años interesándose en rejuvenecimiento facial.

¿Ácido hialurónico o Factores de Crecimiento Plaquetario? ¿Qué eliges?

Nunca se había hecho nada antes, pero había oído hablar del ácido hialurónico. Una vez examinado su caso –edad, tipo de piel, etc.- la dra. Ponga le recomendó como tratamiento preferente los Factores de Crecimiento Plaquetario (FCP) o Plasma Rico en Plaquetas y, como segunda opción, el ácido hialurónico. Ambas terapias tienen un precio similar y la misma pauta: tres sesiones, una cada mes. La doctora le explicó la diferencias entre ambas y el porqué de su recomendación.

La señora cogió cita para su tratamiento con FCP, convencida de que este sistema, que utiliza una fracción de la propia sangre del paciente, era lo más efectivo para devolver a su piel envejecida una nueva densidad, luminosidad y tensión.

El día de su cita, antes de empezar, sorprendió a todo el equipo, doctora incluida, al manifestar que prefería seguir un tratamiento con hialurónico. Al parecer, su argumento “indiscutible” era que había encontrado en las redes un par de entrevistas a famosas que, a pesar de haber seguido un tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas, no era apreciable ninguna mejora en su aspecto.

Así que, con una gran pena por la oportunidad que esta señora estaba desaprovechando, la doctora Ponga le aplicó ácido hialurónico, también recomendable, pero de resultados a años luz de los FCP en cuanto a efecto rejuvenecedor en el caso de esta señora.

Este problema afecta a todos los campos médicos (todo el mundo consulta en internet diagnósticos y tratamientos como si no hubiera un mañana), pero en el caso de la medicina estética ocurre más a menudo, porque parece un tema más superficial. Pero no hemos de olvidar que también a este nivel, hay decisiones más efectivas que otras, y en muchos casos, más saludables.

En conclusión, si va a invertir un dinero en un tratamiento médico estético, primero busque un profesional en el que pueda depositar toda su confianza. Y segundo, no ponga en duda su recomendación: seguro que busca el mejor de los resultados, con la mayor seguridad para su salud.

Share Button