Cómo elegir una dieta que sí funcione

Muchas personas pasan una parte importante de su vida intentado adelgazar, con dietas de todo tipo. En muchas ocasiones, la solución “mágica” es solo una moda sin un soporte científico detrás. Y profesionales médicos como la dra. Ponga suelen escuchar en sus consultas el desánimo de pacientes que vienen a la búsqueda de una dieta que sí funcione:

  • “-Toda la vida haciendo dieta, privándome de casi todo, para conseguir… casi nada-“.
  • “-Tengo mucho más sobrepeso del que debiera, teniendo en cuenta lo que como-“.
  • “-… y es mucho peor con la menopausia: todo va a parar al abdomen-“.
  • “Las dietas no me funcionan; las he probado todas y nada; mi cuerpo no responde-“.
  • “Me hincho a comer lechuga… y no pierdo un gramo”.
  • “Pierdo 4 kg y, al poco tiempo, subo 6”.

La mayoría de estas quejas solo responden a una apreciación personal, no a un hecho científico, pero sí es cierto que podemos llegar a comer menos y aún así ganar peso y conocer el porqué puede ayudar a evitarlo.

¿Qué es la insulina y qué tiene que ver con engordar?

La insulina es una sustancia segregada por el páncreas. Se encarga de retirar de la sangre el exceso de glucosa que se produce cuando comemos. La insulina retira este exceso almacenándolo como grasa.

El páncreas hace un pico de insulina cada 3-5 horas. Si sincronizamos nuestras comidas con esas franjas horarias, es decir, comiendo 5 veces al día, la insulina hará su función en su justa medida y tendrá poca grasa que almacenar.

Si no comemos con este ritmo, el páncreas empieza a hacer picos de insulina cada vez más largos y nuestro organismo comienza a desequilibrarse y a volverse resistente a la insulina, lo que disparará la función de almacenar grasa y, aunque comamos menos, seguiremos engordando.

En estos casos, cuando el páncreas ya actúa desequilibradamente, es necesario “resetear” su funcionamiento, con la dieta proteinada.

La dieta proteinada: tu peso ideal en dos fases

Este tipo de dieta te ayuda a perder peso al facilitar que el páncreas recupere su funcionamiento correcto, al mismo tiempo que limpia tu organismo y te rejuvenece.

Se basa en la ingestión de proteína médica de alta concentración que conduce al organismo a una situación de cetosis, para conseguir la eliminación de la grasa almacenada.

Este tratamiento exige un control médico continuado, para garantizar los resultados y la salud del paciente.

Su eficacia depende igualmente de seguir de manera estricta las pautas de las dos fases de la que consta la dieta:

  • Una primera fase de pérdida acelerada de peso.
  • Una segunda fase de estabilización del peso perdido y asimilación de nuevos hábitos de alimentación.

Una fase sin la otra provoca el efecto contrario al deseado: el páncreas se desequilibra aún más y recuperas todos los kilos perdidos a una velocidad increíble.

Cumpliendo los requerimientos del tratamiento, la pérdida de peso es notoria y estable. Y algo no tan visible: tu organismo vuelve a funcionar en equilibrio.

Aquellas personas a las que les es imposible seguir una dieta, cuentan ahora con la ayuda del Balón Elipse, un dispositivo que se coloca de forma temporal en el interior del estómago, sin cirugía, anestesia ni endoscopia, para lograr una sensación de saciedad que haga más fácil la restricción de alimentos.

¿Soluciones para adelgazar? Las hay. Eso sí, sin descuidar la salud y la adquisición de hábitos de alimentación saludables. Cuéntanos tu caso.

Share Button